PSICOGENEALOGÍA

Recibimos de nuestros antepasados mucho más que una herencia material. Sin ser conscientes de ello, somos beneficiarios o víctimas de un legado psicogeneracional con sus aspectos positivos y negativos que marcará nuestras vidas, cargando con muchos de los errores e incluso repitiéndolos.

Esta nueva ciencia humana heredada del psicoanálisis, identifica las huellas psicológicas que nuestros antepasados han dejado en nosotros, con el fin de comprender nuestro comportamiento y nuestra vida.

Árbol transgeneracional

Nuestro trabajo en el estudio del transgeneracional es buscar los programas tóxicos que inundan la vida emocional y que nos hacen sentir impotentes y esclavos de un destino.

Con el objeto de hacer conscientes los diferentes programas que nos condicionan y favorecer la liberación de las emociones que los perpetúan, se busca el sentido de la historia personal, familiar y transgeneracional de la persona, por medio de su árbol genealógico.

En él pueden encontrarse reflejados, principalmente en las tres últimas generaciones que te han precedido, los diferentes condicionamientos emocionales y conductuales que están grabados en tu inconsciente. Es algo que determina tu actitud ante lo que te sucede y que también te conduce a la repetición de patrones que te limitan en los distintos ámbitos de nuestra vida.

El árbol genealógico es a la vez nuestra mayor trampa y nuestro más preciado tesoro.

Trampa, que lleva a traicionarnos a nosotros mismos por quedarnos apegados fielmente a contratos inconscientes.

Tesoro, que nos engendra y nos da la posibilidad de vivir desarrollando la conciencia.

Los condicionamientos emocionales y de conducta grabados por nuestro linaje en nuestro inconsciente personal, el yo más desconocido y misterioso, determinan nuestra postura frente a la vida y conducen nuestros actos irremediablemente a repeticiones de patrones dolorosos en distintos ámbitos personales, de los que difícilmente podemos escapar.

 

Por tanto, la comprensión de que existen estos condicionamientos y la posibilidad de determinar a través del árbol cuáles son, te da la oportunidad de cambiarlos y de vivir de una manera emocionalmente sana. Por otra parte, tu árbol genealógico vive a través de ti, eres la suma de todos sus factores, su reflejo exacto. Así, el cambio se produce también a nivel familiar, algo que se aprecia al poco tiempo de haber tomado conciencia y soltado los vínculos emocionales.

Sanamos el árbol realizando lo que somos auténticamente. Haremos así nuestro camino personal, echando luz en nuestras raíces.