Juan Carlos San Nicolás

«Para ser lo que hoy soy se fusionó mi intuición, mi constancia y mi corazón, dando lugar a lo que hoy es mi pasión y mi trabajo»

Llevo en terapéutica de consulta más de 15 años con más de 10.000 consultas realizadas  acompañando a más de 50 grupos de crecimiento, talleres y retiros grupales.

He realizado talleres y retiros organizados  para diferentes asociaciones de violencia de genero a través del Gobierno Vasco.

Gestión de equipos.

Docencia formativa para grupos de alumnos en formaciones de año en la técnica BIOHEART 

Mi pasión por la vida y el crecimiento ha sido mi motor en todos estos años.

¡¡¡¡Este soy Yo!!!!

«Una oportunidad se crea con la acción»

¡Hola! Soy Juan Carlos San Nicolás creador de la técnica BIOHEART  y mi historia es la de alguien con inquietud, sensibilidad y constancia que encontró su lugar apoyando y acompañando a personas a que encontraran el suyo.

Tras años de experiencia comprendí la importancia de mi trabajo ayudando a otras personas a construir su presente y a observar que el mundo en el que vivimos es reflejo de nuestro mundo interior.

Todo empieza cuando después de una crisis personal y física decidí dejar mi profesión de 20 años y volcarme en algo que sentía en mi interior: el apoyo a otros.

Con trabajo, aprendizaje y constancia me formé en lo que me gustaba y en lo que hoy me motiva.

Vi que mi don natural estaba en mi intuición y corazón, y lo acompañé de intención y dirección. Con ello comprobé que la gente a la que acompañaba realizaba cambios y era más feliz.

A todo ello me ayudó el conocerme más a mí mismo traspasando miedos, aceptando retos e imperfecciones y ver el corazón que ponía en cada una de las personas. Era sumamente gratificante y me ayudó a aprender y comprender.

Mi misión en la vida...

Fue en mi adolescencia donde lo que creí que era dolor e incomprensión hizo que descubriese mi lado combativo y luchador que me hizo sentirme útil y valioso.

Lo motivó alguien que tuvo la paciencia y el cariño suficiente conmigo, para darme esa oportunidad de mirar en mi interior, creando una bonita red de seguridad a mi alrededor.

Mi misión, mi granito de arena, es claro. Tiene que ver con la consciencia y el corazón a la hora de vivir. Aportar las herramientas y conocimientos que durante estos años me han hecho crecer de una forma más fácil y sostenida y agradecer a aquel ser que tuvo un momento de amabilidad y paciencia desde lo más profundo de su corazón para conmigo.

Gracias por creer en mí.