CRANEOSACRAL

La técnica craneosacral es un método manual para mejorar la salud y la función del cuerpo. Es un sistema hidráulico semicerrado contenido dentro de una membrana dura e impermeable (duramadre), la cual envuelve el cerebro y la médula espinal. Este sistema hidraúlico se expande y se contrae por esta fluctuación rítmica de presión, lo que impide el aumento excesivo de presión dentro del sistema craneosacral. Esta fluctuación del ritmo puede estar entre 6 y 12 ciclos por minuto.


La investigación en este campo fue iniciada en la segunda década del siglo 20 donde se prestó atención a los huesos craneales y movimientos en suturas craneales.
Con este avance se comprobó que los huesos del cráneo eran móviles y se podían corregir determinados movimientos y con una presión aproximadamente de 5 grs sin ningún efecto adverso sobre la persona.
Se demostró la existencia de vasos sanguíneos, fibras nerviosas y colágenas dentro de las suturas craneales.

El Dr. John E. Upledger a través de su carrera como médico osteopático, ha sido reconocido como un innovador y promotor de la investigación de nuevas terapias. Su desarrollo en Terapia Sacro Craneal, en particular, le ha supuesto reputación internacional. En su libro “Tu Medico Interno y Tú”, explica claramente y nos muestra casos reales de consulta, sobre la Terapia Sacrocraneal y Liberación SomatoEmocional.


A nivel funcional está relacionado con el sistema nervioso central, el sistema nervioso vegetativo, linfático, endocrino y respiratorio, influyendo cualquier anomalía de los mismos en el sistema craneosacral.

El sistema craneosacral aporta el medio interno para el desarrollo, crecimiento y eficacia funcional del encéfalo y médula espinal.
Este sistema se caracteriza por una actividad móvil y rítmica que se mantiene toda la vida y se palpa directamente en la cabeza pero con práctica también en cualquier parte del cuerpo.


El sistema craneosacral permite, al facilitador o terapeuta, percibir e influir en la configuración estructural del propio cerebro a través de un tacto sutil y consciente por medio de las manos, dándose una conexión entre cuerpo, mente y emoción del paciente.

Como el sistema craneosacral contiene el cerebro, la médula espinal y todas las estructuras relacionadas, cualquier restricción o desequilibrio que se produzca dentro del sistema puede afectar directamente a todos los aspectos de la actuación del sistema nervioso central.

El resultado es una mejora del entorno interno, que libera el sistema nervioso central para que pueda volver a sus niveles óptimos de salud y rendimiento.

Las patologías que puede intervenir, son muchas y variadas:
cefaleas craneales, dolor de cabeza, mareos y vértigos, acufenos (pitidos en los oídos), moscas volantes (puntitos que ve el ojo), neblina en los ojos, ansiedad o estrés, alteraciones del aparato digestivo, etc.

CRANEOSACRAL PEDIÁTRICA

La actividad del sistema craneosacral es extremadamente sensible en el momento del parto. El momento correcto para tratar al niño puede ser desde una hora después del parto. Corrigiendo problemas en el sistema craneosacral de forma inmediata y perdurable, evitando así, la aparición de cólicos, problemas respiratorios, hiperactividad, dislexia, espasmos, síndromes de hipotonía y alergias, etc.

Alteraciones en el parto

Vuelta de cordón alrededor del cuello, sufrimiento fetal, rotura prematura de la bolsa, uso de fórceps o ventosa para la extracción, encaje prolongado del cráneo en el canal de parto, posición de salida del bebé distinta a la habitual (de nalgas, con un brazo,..), parto por cesárea, imposibilidad de dirigir contracciones a consecuencia de la epidural, sensación de pánico intenso por parte de la madre…

Consecuencias a corto plazo

Succión lenta en el pecho de la mamá, lloro intenso de causa desconocida, sensibilidad excesiva a cualquier estímulo, vómitos o regurgitación de la leche, estreñimiento, gases, intenso arqueamiento de la espalda al cogerlos o tumbarlos, asimetría en brazos y/o piernas, tortícolis, dificultades respiratorias, alteraciones craneales, retraso en el desarrollo psicomotor…

Consecuencias a medio y largo plazo

Desórdenes de atención e hiperactividad, dificultad para leer o escribir, aparición de escoliosis y cifosis, dismetrías pélvicas, craneales y posturales, pies equino varos, problemas de vías respiratorias, sinusitis, afecciones visuales (miopía, astigmatismo..), afectación auditiva, alergias, etc.

Consecuencias a medio y largo plazo

Prevención de alteraciones y/o enfermedades que incluso pueden llegar a sufrir de adultos.

Localización y corrección de las posibles alteraciones que están causando problemas en el niño.

Mejorar la salud y bienestar de los bebés y niños.