Es una técnica manual que toma su nombre del conjunto craneosacral sobre el que actúa. Su trabajo sutil sobre los sistemas nerviosos autónomo y central, y sobre las estructuras que guardan relación con ellos, busca restablecer los procesos naturales de curación del cuerpo. En el Pediátrico, contamos con la colaboración de una médico pediatra.